pino de futbol

Cuánto nos puede enseñar a los emprendedores un cántico de una hinchada de fútbol

Además de ser emprendedor, soy hincha de fútbol, fanático del gran Racing Club de Avellaneda (http://www.racingclub.com.ar/). Y como los conocedores del fútbol (especialmente, del fútbol argentino) saben, los hinchas de Racing somos sufridos. Si hay algo por lo que nos sentimos orgullosos, es por estar siempre y, aún más, en las “malas”.

Así las cosas, me doy el gusto de compartir pasiones en un post relacionando dos aspectos sumamente relevantes en mi vida (el emprendimiento y el fanatismo por un club de fútbol). Vamos a analizar un cántico de la hinchada y tomando fragmentos como disparadores.

El cántico es este:

“Aunque sean los campeones, el rojo* ya lo demostró, que el sentimiento no cambia”

*Se refiere al Club Atlético Independiente, clásico rival de Racing. Su casaca es de color rojo.

Independiente se enorgullece de sus logros internacionales. Años atrás se lo catalogaba como el “Rey de Copas” por ser el club que más copas internacionales exponía en sus vitrinas. Rótulo que perdió tras haber sido superado en títulos por otros clubes (ver ranking actual AQUÍ). En contraposición con la época dorada de nuestro rival, nosotros pasábamos por los peores momentos de nuestra historia. Para graficar la situación: cuando descendimos a la segunda división del fútbol argentino, Independiente salió campeón. Pese a esto, Racing siempre buscó diferenciadores para competir con su rival. Y, como no se ganaba en la cancha, se remarcó el triunfo en las tribunas, destacando el rol de la hinchada.

Una startup sale a competir con todo tipo de competidores. Con chicos, medianos y grandes. Con productos similares y con sustitutos. Y el escenario es así, o lo será en el corto plazo. Si impulsamos un proyecto donde no hay competencia, existen dos caminos: no hay oportunidad, o muy pronto otros verán lo que nosotros vimos. El punto es cómo nos desenvolvemos frente a la competencia. Saber quiénes son nuestros competidores, elegirlos, aprender de ellos. Y, principalmente, en base a la competencia, movernos.

Les dejo un post de www.entrepreneursfriend.com relacionado con competencia en startups. Lo leen AQUÍ.

“Siempre estuvimos en las malas, las buenas ya van a venir”

Esta frase es muy representativa para los emprendedores. Es muy probable (casi que es un deber ser) que los primeros años de una startup estén caracterizados por las “malas”. Cuando digo “malas”, me refiero a situaciones complejas (no se cumplen las expectativas en ventas o en adquisición de usuarios, problemas y demoras en el desarrollo de producto, pérdida de talentos, los NO de inversores, etc.) que afectan a la supervivencia.

Todos los fundadores de empresas deben ser conscientes de esto. Es lógico que pasemos por las “malas” en una etapa donde no tenemos definido, y mucho menos validado, producto ni modelo de negocio. Ni siquiera, hemos descubierto considerablemente al mercado.

En relación con esto, paso un excelente post donde una startup que, después de 10 años de bootstrapping, levantó U$D 10 millones de serie A. Pueden leer el post de Ryan Smith AQUÍ.

“A Racing lo hace grande su gente y vos no existís”

Esta frase es muy representativa para los inversores. Ellos buscan equipos, talentos. A una startup la hace grande su gente. Sus fundadores. Frente a ello, atraer, convencer y motivar talentos, con los recursos disponibles extremadamente limitados, resulta clave y determinante.

Esto tiene sentido con lo que afirmamos anteriormente. Los primeros años de una startups son años de supervivencia, de construcción, de descubrimiento, de incertidumbre. Años muy duros donde sólo hay chances de llevarlos con un muy buen equipo. El equipo no garantiza el éxito, pero sí se garantiza el fracaso con las personas no adecuadas para llevar adelante y liderar el proyecto.

Sobre cómo armar un gran equipo, les dejo un post de Kelle Khalil con tips relacionados. Pueden leerlo AQUÍ.

Juan Ozcoidi
CEO itBAF
@ozcoidi